Características de un Curriculum Vitae que debes conocer

Tipo de curriculum vitae funcionalTodo el mundo sabe qué es y para qué sirve un curriculum vitae. Casi tan viejo como la búsqueda de empleo, la redacción de un curriculum es un paso que prácticamente todos tenemos que dar en algún momento de nuestra vida. Por ello, cualquiera que se haya lanzado al mundo laboral conoce (más o menos) qué tipo de información debe recoger una hoja de vida.

Sin embargo, y a pesar de ello, son muchos los que continúan cometiendo errores importantes en cuanto a redacción, contenido y/o formato. Por este motivo, y para contribuir activamente a hacer esta tarea más sencilla, en este artículo hablaremos sobre cuatro características que debes tener en cuenta para redactar un curriculum vitae efectivo.

4 Características principales de un curriculum vitae

1. Armonía y organización

curriculum vitae basico 2

En la mayoría de los casos, nuestro curriculum es nuestra tarjeta de presentación. En todas aquellas ocasiones en las que enviamos un CV por Internet o lo dejamos en la oficina de una empresa, nuestro potencial empleador no tiene oportunidad de vernos cara a cara. No podemos defendernos ni justificarnos. Nuestro curriculum será nuestra única vía de contacto. Por ello, una plantilla armónica y una organización exquisita son factores fundamentales.

Por un lado debemos captar la atención de la persona que recibe nuestro CV; por otro lado, tendremos que ser capaces de transmitirle numerosos aspectos positivos de nuestra personalidad.


No importa que tu preparación sea excelente si tu presentación es pésima. Por ello, toda la información debe ser expuesta de una manera organizada y coherente, y el formato de la plantilla debe ser atractivo a la vez que meticuloso. Intenta no abusar de colores, fuentes extravagantes y por supuesto limita el uso de negritas y subrayados. Todo en exceso es malo.

2. Información relevante

Tu curriculum debe recoger todos los aspectos relevantes para el puesto al que optas. Observa que decimos “relevantes”. Esto quiere decir que no se trata de recopilar todas y cada una de las actividades formativas que hayas llevado a cabo a lo largo de tu vida. Tampoco consiste en detallar de la primera a la última de tus experiencias laborales.

Si estas solicitando un puesto como asesor fiscal, por ejemplo, a nadie le interesa ese trabajo de camarero que tuviste cuando eras estudiante. Limítate a recoger la información relevante para el puesto.

3. El contenido justo y necesario

modelo de curriculum vitae para elegirEste aspecto está muy relacionado con el apartado anterior. Si agregamos absolutamente todas y cada una de nuestras actividades formativas y laborales, podríamos crear perfectamente un curriculum de seis páginas. Sin embargo, ya hemos dicho que sólo deberíamos incluir la información relevante. Por tanto, poniendo en práctica el punto anterior conseguiremos también reducir directamente la cantidad de contenido de nuestro CV.

Por otra parte, además de excluir la información irrelevante, también debemos limitar la cantidad de detalles que damos. Si contamos con pelos y señales todas nuestras funciones en los diferentes puestos que hemos ocupado o cada una de las asignaturas que hemos cursado, estaremos perdidos.

Piensa que la persona que debe realizar la selección de candidatos probablemente tenga una tonelada de curriculums. Si tu CV es un amasijo de letras y más letras, lo más probable es que lo aparte a una esquina de su mesa.

4. Claridad

Reducir el contenido y usar una buena plantilla también ayuda a crear un curriculum mucho más claro y directo. Pero, además de claridad en cuanto a cantidad, también debemos prestar atención a la forma en que nos expresamos.

Un curriculum debe contener “frases” limpias y rápidas. Lo vemos con un ejemplo del apartado “Formación”:

a) 2000/04 – Grado en Dirección y Administración de Empresas, Universidad Autónoma de Madrid, España.
b) Estudios cursados en Grado de Dirección y Administración de Empresas en la Universidad Autónoma de Madrid (Madrid, España). Promoción 2000-2004.

La diferencia entre las opciones a) y b) no es demasiado grande, pero es más que suficiente para marcar la diferencia. La opción a) es directa y sencilla, se puede leer y comprender toda la información relevante de un únivo vistazo.
La opción b) sin embargo, requiere prestar más atención y tiempo para obtener la misma información. Frases como “estudios cursados en” o el hecho de incluir la fecha al final, tan sólo perturban la claridad del mensaje.

Quizás parezca exagerado visto en una sola frase pero, si aplicamos la fórmula de la opción b) a todo un currículum, el resultado puede ser muy confuso y pesado. Además, contribuiría a alargar la extensión del CV innecesariamente.

Resumiendo, se claro y directo a la hora de expresarte, organiza la información de forma coherente y limítate a contar tan sólo lo relevante para el puesto.